Escribir

Estás ante una página de papel en blanco y te preguntas. ¿Y ahora qué?  ¿No decías que sabías el arte de escribir? Vamos, vamos, te “colaste por media entrada” y ahora estás mente en blanco ante lo blanco del papel. Tanto que decir y nada que decir. Tanto que aprender, te dices, mientras la mente da vueltas en la vorágine de pensamientos que, como un avispero, zumba sin picar a nadie. Escribir, se escribe,  pero las líneas están en tiempo de pausa. Son las mismas cosas con diferentes tonos que salpican con tinta el aburrido decir del no decir. Cuando la vida es trágica, la mente vigila en la oscuridad de la luz que sella todo ese campo de inspiración y desafío. Acechas en silencio, con miedo a la palabra que el viento escucha. Una letra tras otra, haciendo línea, da a un pensamiento, la sombra y la figura. Ahora se percibe. Ahora surges de la nada invisible que la luz acurrucada dibuja  sin cordura. Escribir…¿Escribir, para qué, para quién?

 

MaLuisaSChaves

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s