Padre Nuestro

Nosotros, míseros pedigueños con la mano extendida hacia el amor infinito del Padre Nuestro, el que se fija en nosotros, el que vela por nosotros, el que nos dará el pan nuestro de cada día, el que perdona nuestras deudas, aunque nosotros no perdonemos a nuestros deudores…Y así y así esperamos los miserables de este mundo al dar a cambio…¡nada! en la esperanza de siempre recibir a manos llenas lo mejor que deseamos en avaras oraciones a ese Padre Nuestro y celestial que, aun sin saber de su existencia, seguimos suplicantes, arrogantes, traficantes de egoismos, en ese ego sum que nos delata en el rosario pedigueño, de cada día y cada noche.

 

Luisa SChaves

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s