La leedora

                   Nació junto al Mediterraneo, rodeada de montañas y valles. Un pueblo blanco por fuera y negro por dentro…¡Tantos lutos hubo en aquellos años ! El pueblo tenía también, la contagiosa enfermedad de la pobreza, igual que en otros hubo. El hambre de estómago y la pobreza de mente que surge haciendose palpable a lo no existente.

    Venían en verano, “los forasteros,” como llamaban a la gente del pais o cercanas ciudades. Venían en el verano, “los franceses,” como les llamaban a cualquier extranjero fuera del pais. Ambos volvían por algunos meses, otros se quedaban para siempre, hasta tener lápidas en el cementerio. Los pobres de allí, con su pobreza acuestas, eran los más libres, libres sociales, libres de religión y, libres de libros. Nadie sabía leer. Entre los que fufrían la enfermedad, había una niña de unos siete años, espabilada y raquítica que, en verano iba descalza y en ivierno calzaba albarcar hechas de goma de ruedas de coche…Esta niña, “leía” libros, poniendolos lo mismo para arriba como para abajo, le daba igual, no sabía leer tampoco, pero su fantasía daba reto a “su lectura,” llena de un “gran” para todo. El gran coche. El gran castillo. La gran flor…La oíamos leer fascinados ante su imaginaria lectura. De vez en cuando, llegaba ella a la farmacia del pueblo bajo la vigilancia de “la gran señora” y dueña de ella. La pequeña leedora con sus grandes historias, atraía a todo el mundo entre risas, diversión y admiración.

   En el tiempo aquel, to era “pecado y mala palabra,” imposible de aceptar por los que no eran tan libres. Aquella niña ignorante, ignoraba por completo las reglas sociales y religiosas del momento de aquella tierra dañada en sus miopes mentes, que ella se los pasaba a la torera.

   Así fue como un día, al pasar el señor cuara parroco del pueblo, por la calle, lo llamaron desde dentro de la farmacia.

   “¡Venga D. Francisco, venga!”

   D. Francisco era de una regidéz extrema en sus dogmas a las almas pecadoras que bajo su juridición eclesiastica estaban. Su sotana negra, bien plachada por “su sobrina,” dibujaba una voluminosa barriga de buen vivir. Típica estampa de cura en los años cuarentas en el siglo veinte. “La leedora,” así la llamaban sin ocuparse de saber su verdadera nombre de pila, estaba leyendo a un paqueño grupo de jovenes dentro de la botica, o farmacia.

  ” ¡D. Francisco, pase, pase!” Le rogaron. “Oiga a la niña leedora que, sin saber leer y con “gran” imaginación, en un periquete le cuenta una historia muy bonita.”

   D.Francisco, dando su regordeta mano a besar, a todos, entró como el que hace un favor, entrar a su arrogante figura, esperando ser regalado con lo que inventase “la leedora.” La farmaceutica, sacó de pronto un  misal, que nadie supo donde estaba ni tenía, dándoselo a la niña. Ella, premiando su sabiduría a aquel grupo de “escuchadores,” tomó el misal poniendolo boca abajo. Alguien quiso ponerlo derecho, pero ella, lo había puesto así y, así se quedaría. (Fuerte estampa) Empezando con voz firme.

   ” En la gran casa de la señora, que tenía un gran jardín y un gran perro bueno para la caza, entró el “gran” cura de la gran iglesia que había en el pueblo, donde él conocía a una gran puta…”

   Ahí salió una oscura exclamación de horror y sorpresa del Sr. cura, recogiendo las gafas que habían ido a parar a las faldas de su “gran” negra sotana. Todos pidieron disculpas menos “la leedora,” que libremente no comprendía por qué ese escándalo, cuando ella ese día se esmeró con su cuento tanto. D. Francisco levantándose dando la bendición a todos, miró a la niña con desdeño saliendo de la botica, donde el ambiente se había putamente calentado.

MaLuisa SChaves

2016

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s